La Venus de Milo.

Encontrada en el siglo XIX en la isla de Milo y expuesta en el Museo del Louvre de Paris, encontramos una de las esculturas más famosas y fantásticas de todos los tiempos, la Venus de Milo. 

Esculpida en mármol y datada hacia el siglo II a.C, esta escultura exenta pertenece al periodo helenístico, una época en que la escultura evolucionó del periodo clásico para convertise en esculturas con más movimiento, expresividad y la representación de las emociones en rostro y cuerpo.

La Venus de Milo.
La Venus de Milo.

La Venus de Milo bien podría confundirse por la falta de expresividad en el rostro y catalogarla en periodo clásico, pero varios son los detalles que delatan claramente al estilo que pertenece, quizá el más claro esta en los claroscuros que se hacen en el elegante pliegue del ropaje que la cubre de cintura para abajo. También vemos varios factores característicos de la escultura griega, el “contraposto” y una composición helicoidal o con forma”serpentinata“.

Palacio de Cnosos.

Datado hacia el año 1400 a.C. en la isla de Creta nos encontramos con el palacio más importante de la civilización minoica, una cultura con un modo de vida basado en la talasocracia, que sus hábitos, técnicas y artes servirían como influencia a la cultura griega. El Palacio de Cnosos, es una ciudad palacio sin murallas exteriores en que mediante un patio central se articula todo el conjunto, dependencias, propileos y el megarón o templo de la ciudad.

Plano Palacio de Cnosos.
Plano Palacio de Cnosos.

Todo el conjunto se construyó en el periodo conocido como “los segundos palacios”, donde evolucionarán de la construcción en madera a sistemas arquitrabados y adintelados con columnas troncónicas invertidas con un capitel dórico de madera.

Palacio de Cnosos.
Palacio de Cnosos.

Mosaico de Alejandro.

Uno de los mosaicos más impresionantes de la Grecia Helenística es el “Mosaico de Alejandro”, realizado en el 325 a.C. por Filoxeno de Eretria.
Hallado en la Casa del Fauno de Pompeya, en esta majestuosa pieza musivaria vemos la batalla de Alejandro Magno contra Darío, y describe el momento de la huida del ejército persa ante las fuerzas macedonias.

Mosaico de Alejandro.
Mosaico de Alejandro.

 

El vaso François

Realizado por el alfarero Ergótimos y el pintor Klitias alrededor del año 570 a.C. en la Grecia Ática, el Vaso François es una pieza de cerámica correspondiente a la técnica de las figuras negras (pintura negra sobre fondo rojizo claro).

El nombre se debe gracias a Allesandro François, que fue quien la encontró en una tumba etrusca en Chius (Italia). Es una pieza cerámica, más concretamente una crátera, que se utilizaba para mezclar vino y agua y se disponían en los simpsosiums (banquetes) para que los comensales se sirvieran ellos mismos.

Está decorada con seis frisos y 270 figuras, que forman diferentes escenas y inscripciones en las que vemos escenas mitológicas como la de Teseo en el laberinto del minotauro o el regreso de Hefeso al Olimpo, entre muchas otras. Es una de las piezas más importantes conservadas de la época por su estilo técnica, belleza y estilo orientalizante, casi a las puertas del naturalismo griego.