Urna de fayenza.

En el museo de Cádiz encontramos esta fantástica cerámica datada en el siglo I d.C. conocida como la “urna de fayenza”.Se encontró en muy mal estado en una necrópolis romana de Cádiz, pero gracias a una excelente labor de restauración se consiguió volver a reconstruirla, aunque no este en óptimas condiciones.Se llama “fayenza” a la loza cocida a más de 1000 ºC que posteriormente se cubre con esmalte opaco mezclando plomo y estaño. Esta tiene forma globular con cuello cilíndrico con dos grandes asas que terminan en una boca plana.
Gracias a la restauración apreciamos también la ornamentación de la boca que son triángulos negros y mediante esgrafiado negro sobre fondo turquesa, hojas de parra y racimos de uva.

El vaso François

Realizado por el alfarero Ergótimos y el pintor Klitias alrededor del año 570 a.C. en la Grecia Ática, el Vaso François es una pieza de cerámica correspondiente a la técnica de las figuras negras (pintura negra sobre fondo rojizo claro).

El nombre se debe gracias a Allesandro François, que fue quien la encontró en una tumba etrusca en Chius (Italia). Es una pieza cerámica, más concretamente una crátera, que se utilizaba para mezclar vino y agua y se disponían en los simpsosiums (banquetes) para que los comensales se sirvieran ellos mismos.

Está decorada con seis frisos y 270 figuras, que forman diferentes escenas y inscripciones en las que vemos escenas mitológicas como la de Teseo en el laberinto del minotauro o el regreso de Hefeso al Olimpo, entre muchas otras. Es una de las piezas más importantes conservadas de la época por su estilo técnica, belleza y estilo orientalizante, casi a las puertas del naturalismo griego.