El Coloso de Rodas, Salvador Dalí.

Dalí pintó esta maravilla del mundo a base de sillares de piedra algo que nos recuerda a otra obra anterior, la Venus “con cajones”. El artista expulsado del grupo de Bretón, había decidido volverse más clásico, y eso se refleja en la obra ya que cada vez hay una mayor preocupación por la forma.

Dalí ha manejado como nadie las obsesiones, los sueños, la paranoia, los delirios, que se han convertido en herramientas de una locura sublimada.
Esta obra monumental del Coloso de Rodas recuerda a ciertas obras heroicas de los años treinta y del principio de los cuarenta, enlazando con la estética de esos años.

El imperio de las luces, René Magritte.

En la década de los años cincuenta, uno de los artistas más importantes del movimiento surrealista, René Magritte, desarrolló un conjunto de cuadros similares con un mismo tema llamados, “el imperio de las luces” (l’empire des lumières).

El imperio de las luces, René Magritte.
El imperio de las luces, René Magritte.

Como en la mayoría de sus trabajos, la intención del artista era la de cambiar la percepción precondicionada de la realidad. En la parte superior de la imagen aparece un cielo azul brillante, mientras abajo vemos una casa con luz artificial en un paisaje nocturno, y el reflejo de esta en el lago.
Magritte hace en estos cuadros algo recurrente en sus obras, el encuentro de contrastes y imágenes que resultan extrañas y paradójicas para el espectador.

El imperio de las luces, René Magritte.
El imperio de las luces, René Magritte.

El enigma de Hitler, Salvador Dalí, 1939.

Raras y difíciles eran de comprender las inquietudes políticas que tenía Salvador Dalí con algunos de los líderes que más vidas han sesgado a largo de la historia, como Hitler, Stalin o Franco, en el año 1939 realizó este óleo titulado “El enigma de Hitler”.

Para Dalí el dictador alemán significaba la imagen perfecta del “Maldoror” que era el arcángel del mal que luchaba de diferentes formas contra Dios, pero a la vez sentía una extraña fascinación por este “masoquista integral” que parecía poseído por la idea fija de desencadenar una guerra para perderla luego heroicamente.

La obra es una gran metáfora de lo que esta a punto de suceder, es el preludio a la gran guerra, una rama de olivo que simboliza la vida recién podada, en la que cuelga un teléfono roto eludiendo a los numerosos intentos del político inglés, Neville Chamberlain por evitar el conflicto, también en el teléfono vemos en la parte inferior como se asemeja a las pinzas de una langosta, alegoría del pintor al dolor.
Debajo del teléfono hay un plato en donde aparece una foto del que será el máximo responsable del conflicto que se le avecina a Europa, unas pocas judías advierten de la gran hambruna que se extenderá por todos los territorios en conflicto, y al fondo un perro negro que parece el cancerbero de la vida y la muerte.

Exposición M. C. Escher en Madrid.

Gracias a el éxito que tuvo la exposición “Wassily Kandinsky; retrospectiva” el año pasado, la empresa italiana Arthemisia Group se ha animado a volver a apostar por Madrid con una exposición nunca antes presentada en España que hablará de uno de los grandes artistas y visionarios holandeses de época contemporánea, Maurits Cornelis Escher.

Es una exposición que además se celebra en un edificio emblemático de Madrid, el Palacio de Gaviria, en la hay expuestas un total de más de 200 obras, con xilograbados, litograbados, pinturas… y algunas de las piezas más reconocidas y que más fama le han dado al artista, como son Belvedere, Casa de escaleras o Mano con esfera reflectante, entre muchas otras.

M. C. Escher, Belvedere,1958.
M. C. Escher, Belvedere,1958.

Durante todo el recorrido haremos un viaje que nos trasladará desde la primera etapa italiana del artista hasta llegar a sus geometrías imposibles y infinitas. También veremos cómo influyó en su trabajo su paso por España, más concretamente por la Alhambra de Granada cuando conoció y vio de primera mano el arte mudéjar, algo que le inspiró para más adelante llevar a cabo sus grandes obras geométricas y su particular obsesion en no dejar un hueco libre en el lienzo.

Casa de Escaleras - Exposición Escher Madrid
Casa de Escaleras.

La exposición se completa con áreas lúdico educativas para que los más pequeños y no tan pequeños puedan comprender mejor la difícil y maravillosa mente y obras de este artista, llenas de paradojas que nos dejan boquiabiertos dando la difícil tarea a nuestro cerebro de comprender lo que es incomprensible.


Nos os podéis perder esta maravillosa exposición que han tenido que alargar hasta el 24 de septiembre gracias a su buena acogida más información en la página web.

http://eschermadrid.com/

Lee Sol y sus imágenes 3D eclécticas.

Lee Sol es un artista coreano, un diseñador con mucha imaginación que recuerda al poder que tenía el Rey Midas de transformar todo lo que tocaba en oro, pero en vez de transformarlo todo en el codiciado metal, lo haría en un color rosa chicle que nos llama la atención de igual manera.

A simple vista lo que más destaca son los contrastes y el color, que nos recuerdan a la película de “Gran Hotel Budapest” de Wes Anderson.

Vemos una mezcla ecléctica de esculturas y elementos arquitectónicos de la Grecia y la Roma clásica mezclado con iconos religiosos, objetos de diseño, decoración kish, animales y personajes infantiles contemporáneos que hasta que no ves el resultado en sus diseños 3D parece increíble que todo mezclado de como resultado una imagen tan seductora.

Los diseños de Sol tienen una estimulación visual difícil de describir, con una gran mezcla de elementos y estilos que nos llevan al surrealismo, el Pop Art y lo kish en donde la magia del artista es combinar estos tres estilos con esta potencia de color que nos deja hipnotizados.